[Libro] Prohibido - Tabitha Suzuma



«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»
Lochan y Maya de diecisiete años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esta responsabilidad los ha unido, tanto, que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones y la atracción que los domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.


Este no es un libro para todos, lo cual lo hace, en cierta medida, muy especial. 
Lamentablemente, la razón por la cual este libro no es apto para todo público, no es necesariamente buena. 
El tema principal de esta historia es el incesto. Incesto “consensual” entre hermano y hermana, pero incesto al fin. 
Decir que el incesto es tabú es quedarse corto. Peeero sí, es un tema delicado. Con esto dicho, a no ser que consideres que podes soportar una lectura de esta temática, sin estremecerte siquiera una vez, te lo recomiendo muchísimo.

Ahora, antes de decidirte a hojear este libro, hay muchos factores que considerar. Estamos hablando del incesto muy a la ligera. Hay que detenerse a pensar por qué este tipo de relación es considerada incorrecta, enfermiza e inclusive, en algunos países, ilegal.
Según yo, no tiene nada que ver con la moral, por lo tanto no lo encasillaría como “bueno” o “malo”. Es, en mi opinión, algo más bien psicológico. La razón por la cual es prácticamente imposible que te enamores de tu hermano/a, es una cuestión de lógica. Si creces y convivís con una persona toda tu vida, se genera un “rechazo” natural, que no da a lugar a otro tipo de sentimientos. 
Pero esto no termina ahí. De hecho, podría ASEGURAR que esta es la ÚNICA razón que evita que te enamores de un familiar cercano. 
Está comprobado que un vínculo sanguíneo puede inclusive incrementar las posibilidades de que surjan estos sentimientos de atracción. Hay incontables casos de familiares que se desencontraron en la infancia y que, de mayores, sin saber que estaban emparentados, iniciaron relaciones sentimentales. Y no solo entre hermanos, también entre padres e hijos. 
(No estoy contando esto para escandalizar, sino para probar mi punto).
Es una cuestión física, genética. Yo no sé explicarla, y tampoco se ha profundizado demasiado en el tema (porque tabú y todo eso…), pero existe y es POSIBLE.
Destaco esto para aclarar un poco los prejuicios que puedan surgir al respecto, que son entendibles, pero, como suele ocurrir con asuntos tan delicados, a veces pueden generar un rechazo irracional. Y porque inclusive aún con esto claro por mi parte, me cuesta admitir que este es un libro hermoso y que me gustó, porque estoy apoyando el incesto y eso está mal visto, así que me expongo a ser juzgada. *shrugs*

Lo maravilloso de esta historia es lo bien armada que está. Esto hay que destacarlo de entrada, ya que venimos filosofando sobre el tema.
Escribir un libro para jóvenes que se centre en una relación sentimental entre hermanos, y crear algo como lo hizo esta autora, es una genialidad. No se puede describir de otra forma.
Aún si comenzas a leerlo de forma un poco escéptica, te termina convenciendo de que esta relación es de lo más puro y real que vas a leer.

La narración llega a transmitir todo ese torbellino de sentimientos que embarga a los personajes de una forma sobrecogedora. Logra darle el enfoque justo a cada pensamiento atormentado y, (mi personal favorita), alcanza con detalle las descripciones de los ataques de pánico y trastornos mentales de Lochan. 
El argumento contiene una serie de elementos bastante crudos, como el abandono infantil, el alcoholismo y la violencia doméstica. Todo esto NO se nos presenta de una forma aleatoria, como hechos aislados, sino que está dispuesto de una forma que incide directamente en la vida de nuestros protagonistas, que se muestran realmente afectados  por el drama que los rodea, pero que enfrentan día a día con verdadera valentía.

Los personajes y la forma en la que se relacionan son únicos. Maya y Lochan deben desempeñar el papel de padres de sus tres hermanos menores. Kit, un pre-adolescente rebelde que se está desbandando, Tiffin, un niño hiperactivo que busca constantemente el amor perdido de su madre, y Willa, una pequeña que entiende más de lo que debería.
El vínculo que comparte esta familia es fuerte y, a pesar de los problemas, juntos comparten una lucha constante por evadir a los Servicios Sociales, que amenazan con separarlos.

A un extremo de este caos se ubica el mayor de los hermanos Witheley, Lochan. Quién acarrea con una fobia social que le impide relacionarse con la gente. Quién sufre de súbitos ataques de ira, y que, más tarde, desencadenan en ataques de pánico.
Sin amigos, ni nadie que lo comprenda, su única confidente es su hermana, Maya.
Maya está en el otro extremo, oficiando de madre protectora del grupo, tiene un gran sentido de la responsabilidad y adora a sus hermanos más que a nada en el mundo.
Lo que nos lleva justo al medio del caos, dónde nace el amor entre ellos dos.

La forma en la que surgen los sentimientos, o al menos como se los expone al principio, no me termina de convencer. Pero de igual forma, a medida que avanza la historia, la relación entre los personajes se desarrolla más, y termina resultando tan genuina y enternecedora que se te encoge el corazón.

Los momentos de intimidad que comparten Lochan y Maya son contados, eso resulta obvio, debido a lo clandestino de su situación. Pero la mayoría de sus interacciones terminan resultando tan intensas en su sutileza que daría lo mismo que estuvieran revolcándose en una cama.
En cuanto las escenas de verdadero contacto físico, con toda esa tensión sexual y contacto contenido, me resultaron mucho más eróticas que cualquier novelucha al estilo 50 sombras.

Con las únicas cosas que no quedé demasiado contenta fueron con algunas características de la narración. 
El libro se divide en capítulos, generalmente intercalando uno narrado por Maya y otro por Lochan, pero la diferencia entre estos dos era inexistente. Sus líneas de pensamiento eran prácticamente iguales (salvo cuando Lochan se piraba), y por momentos se me antojaba poco creíble su forma de expresarse.

La manera en que los protagonistas lidiaron con lo que les pasaba tampoco me gustó demasiado. Hay algunos momentos en los que ambos parecen entrar en crisis existenciales, cuestionando su relación, sus sentimientos, repudiándose, rechazándose, lo cual es lógico. Pero en seguida esto cambia abruptamente y ambos se encuentran casi relajados en brazos del otro, sin preocuparse ni sentir remordimiento.
Ojo, ambos aspectos de la relación están perfectos, pero no de la forma en que se fueron dando. La posición de Lochan y Maya frente a lo que les pasaba era confusa, lo que es más que entendible, pero viraba sin control y, casualmente, siempre coincidía con la perspectiva del otro, creando problemáticas casi coordinadas y poco creíbles.

Por suerte todo mal quedó saldado con el final, que estuvo perfectamente orquestado y que me terminó de destruir por dentro. Completamente inesperado y un poco golpe bajo.

Si le prestas la debida atención, este libro puede dejarte una bella, pero cruda reflexión sobre el amor puro que no conoce barreras y de cómo los prejuicios y las malas decisiones pueden destruir la vida, no solo de las personas que se ven juzgadas, sino también de los portadores de semejante odio y miedo hacía lo que no comprenden.

Mi calificación:





Share this:

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me alegro de que te haya gustado el libro porque es mi favorito. La historia es preciosa y los personajes mucho más *-*
    Un besooo <3

    ReplyDelete
  2. ¡Hola!
    Parece interesante. Puede que lo lea, a ver que tal.
    Gracias por tan buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ReplyDelete